Este mes, nuestro grupo municipal presenta una moción en la que denunciamos que existen 42 bienes inmuebles propiedad de la Iglesia o de congregaciones religiosas que  no se destinan a ninguna actividad religiosas y sin embargo no pagan el IBI. En la mayoría de los casos son viviendas unifamiliares o pisos, pero también cuentan con oficinas o locales comerciales en los que se realizan actividades económicas. Creemos que se debe acabar con los privilegios de la Iglesia, y que esta entidad contribuya como el resto de los vecinos, a sostener las finanzas del Ayuntamiento.

Según información de Intervención municipal, existen 49 inmuebles propiedad del Arzobispado de Madrid o de congregaciones religiosas en Las Rozas que están exentos del pago de impuestos. Existen otros 18 inmuebles privilegiados—12 rústicos y 6 urbanos—que pertenecen a fundaciones sin constancia de ser religiosos y ningún inmueble de confesiones judía, islámica y evangélica.  De los 49 inmuebles de la Iglesia católica, sólo 7 tienen uso catastral “religioso” y del resto son 23 de uso residencial, 11 como almacén-estacionamiento, 3 de uso cultural-educativo, 2 como oficinas, 1 comercial, 1 deportivo y 1 industrial.

Nuestro grupo municipal  recuerda que desde 1982 el Tribunal Constitucional ha definido al Estado como “aconfesional” y la Constitución Española del 78  establece que “todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad”.  Sin embargo, desde 1979 existe un acuerdo económico entre el Estado español y la Santa Sede para establecer la exención de la contribución territorial urbana (IBI) para determinados inmuebles de uso religiosos como templos y capillas con locales anejos, residencias del personal religioso, locales y oficinas destinados a la curia diocesana, seminarios para la formación del Clero y casas o conventos para sus congregaciones.  Con este Acuerdo también se exime a la Iglesia católica, así como el Estado lo ha hecho en 1992 con otras confesiones religiosas, de impuestos sobre la renta y patrimonio, sucesiones, donaciones y contribuciones especiales.

Nuestro portavoz, Gonzalo Sánchez Toscano,  explica que “las exenciones y bonificaciones fiscales deben responder a criterios de igualdad y dirigirse a las capas más desfavorecidas de la sociedad”.  Debido al importante impacto económico que ha supuesto en estas últimas cuatro décadas para las arcas municipales, Sánchez Toscano recuerda que “se deben evitar situaciones de privilegio para entidades con altos recursos que puedan y deban aportar su parte al sostenimiento de nuestra sociedad”.

Los privilegios de la Iglesia católica en Las Rozas

De los 42 inmuebles que hay en Las Rozas con un carácter distinto al religioso,  se observan diversas actividades económicas. En el caso de los tres inmuebles que se señalan como uso `Cultural-Educativo´, uno es un colegio privado que imparte Bachillerato.  En el inmueble tipificado como `Oficinas´ cuenta con 400 metros cuadrados y 11 plazas de aparcamiento, en un edificio compartido con locales que sí pagan impuestos locales. El local `comercial´ tiene 100 metros cuadrados y en la actualidad alberga una agencia inmobiliaria.

Sobre los 23 inmuebles declarados de uso residencial, en base al Acuerdo de 1979, deben ser para la residencia de los obispos, canónigos y sacerdotes o para casas o conventos de las órdenes o congregaciones religiosas. Sin embargo estas viviendas reúnen características de un parque residencial de lujo y podrían tener una exención irregular.  Existen 8 inmuebles que están calificados en el Planeamiento urbano como `vivienda unifamiliar´— 6 de en parcelas superiores a 1.000 metros y 5 de más de 500 metros cuadrados construidos—. Existen 4 calificados como `terciarios´ o `equipamiento privado´— 2 superan los 10.000 metros cuadrados de parcela y los otros 2 tienen más de 3.000 metros cuadrados de parcela y los 1.000 construidos—.  También cuentan con 9 calificados de `vivienda colectiva´—8 comparten bloque con otras viviendas que sí pagan sus correspondientes impuestos—. Y los 2 restantes están ubicados en la zona “casco”.

Debido a esta situación nuestro grupo municipal solicita que el Ayuntamiento de Las Rozas se implique en modificar el marco legal vigente que da privilegios y no se basa en criterios de igualdad ni de progresividad. Además que explore los márgenes legales para limitar las exenciones acordes al derecho europeo.